fbpx

Nuevos avances terapéuticos para la artrosis de rodilla

Hace veinte años, la palabra artrosis de rodilla equivalía a aguantar el dolor de rodilla hasta que no podías más y, entonces, te ponían una prótesis. Como las prótesis tenían una duración relativamente corta, se reservaban para los ancianos, para evitar tener que cambiar la prótesis desgastada al cabo del tiempo. Además, apenas existían alternativas terapéuticas para la artrosis de rodilla: era o prótesis o nada.

Por fortuna, las cosas han cambiado y los tratamientos para la artrosis de rodilla han evolucionado. Por un lado, las prótesis son más resistentes y se ponen en personas más jóvenes que quieren llevar una vida activa sin que les duela la rodilla. Esto incluye hacer deporte (sí, has leído bien: se puede hacer deporte con una prótesis de rodilla), con todos los beneficios que la actividad física conlleva. Por otro lado, han surgido multitud de nuevas terapias para la artrosis de rodilla

En este artículo te contamos todas las opciones de tratamiento para la artrosis de rodilla. Seguro que alguna es para ti.

¿Qué es la artrosis de rodilla?

Para comprender los tratamientos para la artrosis, primero es necesario entender cómo se produce esta enfermedad. 

En pocas palabras, la artrosis consiste en un desgaste de la articulación ―sobre todo del cartílago, pero también del hueso y de otras estructuras articulares―, que provoca dolor y rigidez

El cartílago es una capa fina y elástica (entre 2 y 5 mm de grosor), una especie de almohadilla que cubre los huesos que forman las articulaciones y permite que se deslicen entre sí. El cartílago ―junto con los meniscos, el hueso, los ligamentos y los músculos― amortigua la carga que soporta la rodilla debida al peso del cuerpo y a las actividades como andar o correr. 

Por lo general, todas estas estructuras se regeneran bastante bien cuando se lesionan o pueden repararse quirúrgicamente con relativa facilidad… Todas, menos el cartílago. Este está muy poco vascularizado, es decir, apenas le llega sangre, por lo que tiene que nutrirse a partir del líquido de la articulación, menos rico en nutrientes y oxígeno que la sangre. 

El cartílago está formado por un tipo de células llamadas condrocitos, que están en una malla formada por colágeno de tipo II, ácido hialurónico y otras sustancias. Con la edad, la malla se hace menos elástica, por lo que las cargas repetidas la van rompiendo y los condrocitos se van aplastando. Se liberan entonces trozos de colágeno y sustancias llamadas citocinas, que dañan todavía más los tejidos. Nuestras defensas identifican estas sustancias como extrañas y, en su intento por «limpiarlas», estropean más aún el cartílago. Esto se llama reacción autoinmunitaria.

En definitiva, el cuerpo intenta reparar y regenerar el cartílago, pero no lo consigue. Solo es capaz de formar una cicatriz. Esta cicatriz no aguanta las cargas y no es elástica; por eso, la articulación se vuelve rígida. 

Hasta ahora, la medicina tampoco había tenido más éxito que el cuerpo en reparar el deterioro o, al menos, detenerlo. Una vez se comenzaba a dañar, generalmente a partir de los 35-40 años, la persona estaba condenada al dolor y la rigidez progresivas. Pero, como hemos dicho, las cosas han cambiado…

¿Artrosis inicial o avanzada? Un tratamiento para cada fase de la artrosis de rodilla

Como hemos dicho, la artrosis es una enfermedad progresiva. En función del daño del cartílago y de la repercusión en la vida de la persona, el tratamiento difiere.

En fases iniciales, cuando la artrosis de la rodilla es leve y el dolor no impide llevar una vida normal, lo fundamental es mantener el peso adecuado y realizar ejercicio físico. Los analgésicos orales, los antiinflamatorios tópicos (en crema o similar) y la capsaicina en crema alivian el dolor. 

En esta fase puede ser beneficioso tomar los componentes deteriorados de la malla que forma el cartílago (por ejemplo, colágeno tipo II), así como tomar o inyectar en la rodilla nuevos fármacos que impiden la reacción autoinmunitaria que daña el cartílago y/o estimulan su regeneración.

En fases más avanzadas, cuando el daño del cartílago es mayor, algunas personas podrían beneficiarse de cirugía artroscópica para quitar los tejidos deteriorados y estimular la reparación con cartílago sano.

Por último, cuando ya se ha perdido todo el cartílago y el deterioro articular ya es irreversible, la opción es reemplazar la articulación de la rodilla por una prótesis. 

A continuación, te detallamos cada uno de estos tratamientos. 

Dieta, ejercicio y alivio del dolor en la artrosis de rodilla leve

De todos los tratamientos que te vamos a contar en este artículo, perder peso (si es preciso) y hacer ejercicio son los que tus rodillas más te agradecerán:

  • Perder peso. La obesidad «mata» las rodillas, no solo por un problema puramente mecánico, sino también porque ciertas sustancias liberadas por el tejido graso contribuyen a la inflamación de la articulación y al daño del cartílago. 

Si estás ya en tu peso ideal, una dieta variada y sana (como la mediterránea) es perfecta para ti. Si necesitas perder peso, la dieta hipocalórica combinada con ejercicio físico es la forma ideal de conseguirlo. Olvídate de dietas milagrosas y productos mágicos. Si es preciso, ponte en manos de un nutricionista. 

  • Hacer ejercicio físico. El ejercicio físico es el otro pilar del tratamiento de la artrosis de rodilla en todos los estadios de gravedad. Los estudios demuestran que mejora el dolor de rodilla y la movilidad. Andar, montar en bici o nadar son algunos de los deportes que puedes practicar

En momentos en los que te duela más, puedes tomar analgésicos o usar antiinflamatorios tópicos (es decir, aplicados sobre la piel de la rodilla). Estos últimos han demostrado ser eficaces para disminuir el dolor leve y tienen menos efectos secundarios que los antiinflamatorios en pastillas. La crema de capsaicina es otra opción, aunque las primeras veces que se pone, pica… ¡Ojo con los ojos!

Suplementos nutricionales: ¿mejoran los síntomas de la artrosis de rodilla?

Se ha estudiado el efecto de diversos suplementos en la artrosis de rodilla, con resultados contradictorios. Hay estudios que han encontrado que reducen el dolor y otros síntomas de la artrosis, mientras que otros no encuentran ningún efecto beneficioso. 

Entre estos suplementos están, por ejemplo, el colágeno de tipo II, la Boswellia serrata, la glucosamina y el sulfato de condroitina (en España, estos dos últimos se consideran fármacos). Aunque su utilidad no está del todo clara, en lo que sí están de acuerdo todos los estudios es en que estos suplementos no tienen apenas efectos adversos.

Tratamientos biológicos para la artrosis de rodilla

Este tipo de tratamientos ha ganado protagonismo los últimos tiempos, gracias a que son poco cruentos (por lo que permiten una recuperación rápida) y tienen el potencial de frenar la artrosis e, incluso, regenerar el cartílago y otros tejidos dañados. Son terapias que se basan en la biología molecular y la ingeniería de tejidos, con los siguientes propósitos:

  • Aportar los componentes de la malla del cartílago que se deteriora.
  • Frenar la destrucción del cartílago.
  • Regenerar cartílago lo más sano posible, inyectando o implantando con cirugía muy poco invasiva diferentes tipos de mallas artificiales (hidrogeles, esponjas porosas, nanofibras) con condrocitos o células que se conviertan en ellos (células madre) y estimulando su crecimiento con factores de crecimiento, que potencian la producción de cartílago.

Como todo tratamiento novedoso, estas técnicas son objeto de múltiples investigaciones. Los estudios muestran resultados muy prometedores, aunque todavía queda mucho por investigar. De hecho, uno de los problemas es que todavía no están claramente establecidos los protocolos de cada técnica, de forma que sean uniformes en todos los pacientes.

Algunos tratamientos biológicos son la inyección de proteínas autólogas del suero, la inyección de plasma rico en plaquetas (PRP) y la terapia con células mesenquimales pluripotenciales derivadas de médula ósea,  de tejido graso, de sangre, de cartílago o de cordón umbilical.

Tratamiento de la artrosis de rodilla con proteínas autólogas del suero

Como ya hemos visto, en la artrosis de rodilla hay una reacción inflamatoria. Se liberan proteínas «destructivas», llamadas citocinas proinflamatorias (como la IL-1, la IL-6 y el TNF), que atacan el cartílago y lo van destruyendo, lo cual provoca dolor. 

Existen en la sangre otro tipo de proteínas que son antiinflamatorias (como la IL-1ra y la sIL-1RII) y «constructivas» (como los factores de crecimiento). Si inyectamos en la rodilla una solución concentrada de todos estos factores beneficiosos, contrarrestamos la acción de las sustancias perjudiciales, con lo cual disminuye el dolor y se reduce el avance de la artrosis.

Esta técnica es muy reciente, pero los estudios con animales y los pocos que hay con personas muestran que es efectiva para reducir el dolor.

Tratamiento de la artrosis de rodilla con plasma rico en plaquetas

Es una técnica que se basa en la misma teoría que la anterior. Las plaquetas contienen factores de crecimiento y otras proteínas que favorecen la cicatrización y la regeneración de los tejidos lesionados. El plasma se obtiene extrayendo sangre del propio paciente y centrifugándola, de forma que quede más concentrada.

Existen numerosos estudios clínicos que avalan la eficacia y seguridad del plasma rico en plaquetas en la artrosis de rodilla. Estos estudios muestran que mejora el dolor y la función de la rodilla y que es una alternativa para la artrosis leve-moderada. No obstante, el grado de eficacia varía entre las diferentes investigaciones, posiblemente debido a que el tipo de factores de crecimiento y su concentración varían según el preparado.

Tratamiento de la artrosis de rodilla con células mesenquimales pluripotenciales

Son células que poseen la capacidad de dividirse en otras células de forma casi indefinida, es decir, de autorrenovarse. Además, son capaces de convertirse en células de diversos tejidos (por ejemplo, cartílago, hueso, tendón, etc.). A esto se le llama diferenciación.

Existen distintos tipos de células madre. Las que se usan para regenerar el tejido del sistema musculoesquelético son las células madre mesenquimales. Estas se pueden obtener de diferentes tejidos adultos, como la médula ósea o la grasa. Lo más habitual es extraerlas de la médula ósea de la pelvis del propio paciente (por supuesto, con anestesia local y sedación). 

En la artrosis de rodilla, el tratamiento con inyecciones de células madre frena el daño del cartílago, reduce el dolor y mejora la función. Por lo general, se requiere más de una inyección. Como con otras técnicas recientes, queda mucho por conocer, pero es una alternativa para muchos pacientes.

Inyecciones de ácido hialurónico (viscosuplementación)

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en la rodilla y que proporciona viscoelasticidad al líquido que baña la articulación por dentro (líquido sinovial). Las inyecciones de ácido hialurónico tienen la finalidad de devolver esta viscoelasticidad al líquido, lubricar la articulación, amortiguar las cargas y evitar que las zonas de cartílago dañadas rocen entre sí. Además, el Ácido Hialurónico tiene efectos efectos anti-inflamatorios y regenerativos para algunos tejidos, como el menisco.

La mayoría de los estudios científicos avalan la eficacia de esta técnica para disminuir el dolor y mejorar la función de la rodilla. Muchos traumatólogos en todo el mundo la usan y es una opción para personas con artrosis leve o moderada, o en artrosis más avanzada como tratamiento para aliviar los síntomas de la artrosis.

Puede utilizarse también asociándose a otras terapias biológicas, como el Plasma Rico en Plaquetas, para aumentar su eficacia, o con células mesenquimales pluripotenciales. Las múltiples  combinaciones posibles  con estos y  otros fármacos, como la somatotropina u hormona del crecimiento, abre un gran abanico de posibilidades de tratamiento.

 

Cirugía artroscópica para la artrosis de rodilla

La artroscopia es una intervención muy extendida para tratar la artrosis de rodilla. El objetivo es «limpiar» la articulación y retirar los tejidos dañados (incluido parte del menisco si está desgarrado, hecho que ocurre con frecuencia en la artrosis).

La evidencia actual muestra que, de forma aislada, no es una técnica mejor que el tratamiento conservador (es decir, el no quirúrgico) en la gran mayoría de las personas con artrosis.

 En cambio, combinándola con terapias biológicas para tratamiento del cartílago, se consiguen excelentes resultados. 

Cirugía de reemplazo: prótesis de rodilla

Cuando la artrosis está muy avanzada, la opción es sustituir la articulación por una prótesis. Hasta hace no mucho, este procedimiento se reservaba para personas ancianas con la movilidad muy limitada, con el fin de quitarles el dolor y que pudieran volver a andar. 

Ya no es así. Muchas personas son físicamente muy activas y quieren seguir siéndolo mucho tiempo, por lo que las prótesis de rodilla son también una alternativa para ellas cuando otros tratamientos fallan. Ya no es necesario andar con bastón para optar por una prótesis.

En este sentido, no solo ha cambiado la gente ―que ahora es mucho más deportista―, sino también las prótesis y las propias técnicas quirúrgicas. Por ejemplo, nuevas técnicas como la PSI (Patient Specific Instrumentation) permite simular la intervención quirúrgica antes de efectuarla. El simulador permite al traumatólogo establecer los puntos de corte y fijación de la prótesis de manera precisa e individualizada para cada paciente concreto. Tu rodilla no es igual que la de tu vecino, ¿verdad? Este procedimiento aporta precisión y seguridad a la cirugía… ¡y, con un modelo realizado con impresora 3D podrás ver cómo quedará tu prótesis antes de ponértela!

Para terminar, una única recomendación

¿Imaginas cuál es nuestra recomendación final?: Consulta con tu médico

Todo lo que contamos aquí es orientativo. Tu médico es el único que puede diagnosticar y tratar tu caso particular. No obstante, si quieres tener una idea aproximada de cuál sería el mejor tratamiento para ti en función de tus síntomas, rellena este cuestionario.

De todas las alternativas de tratamiento para la artrosis de rodilla que te hemos contado, seguro que alguna es apropiada para ti. Porque vivir con dolor de rodilla ya no es una opción. 

Referencias bibliográficas

 

Más información interesante:


Dos cirugías de reemplazo de rodilla. Un hombre valiente. La historia de superación de Jaime.


Prótesis de rodilla: ¿podré volver a practicar mi deporte favorito?

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Deja un comentario

  Acepto la Política de Privacidad.

Arthrosis Clinic te informa que los datos personales que proporciones al completar este formulario serán tratados por el Dr. Luis Gallego (Artrosis.Clinic) como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Artrosis.Clinic) dentro de la UE. Mirar Política de Privacidad de Raiola Networks. El hecho de que no introduzca los datos personales que aparecen en el formulario como obligatorios tiene como consecuencia no poder atender su solicitud. Puede ejercitar su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y condiciones previstos en la LOPD dirigiéndose a la dirección de correo electrónico legal@artrosis.clinic así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi sitio web: Artrosis.Clinic, y consultar mi Política de Privacidad.